¿Qué es una oración pasiva?

1. Definición de oración pasiva

La oración pasiva es una construcción gramatical en la cual el sujeto de la oración recibe la acción del verbo, en lugar de realizarla. En otras palabras, el foco de atención se encuentra en el objeto de la acción y no en quien la realiza.

Por ejemplo, en la oración activa “El perro mordió al niño”, el sujeto “el perro” realiza la acción de “morder” sobre el objeto “al niño”. En cambio, en la oración pasiva, la estructura sería “El niño fue mordido por el perro”, donde el objeto “el niño” pasa a ser el sujeto de la oración y recibe la acción del verbo “mordido” realizado por “el perro”.

Es importante destacar que en la oración pasiva se utiliza el verbo auxiliar “ser” seguido del participio pasado del verbo principal, lo cual permite indicar la voz pasiva en la oración. Además, se coloca el agente (quien realiza la acción) después del verbo, generalmente precedido por la preposición “por”. Sin embargo, este agente puede ser omitido si no se desea mencionar explícitamente.

La oración pasiva se utiliza frecuentemente cuando se quiere destacar al objeto de la acción o cuando el agente es desconocido o irrelevante para el mensaje.

Ejemplos de oraciones pasivas:

  • El libro fue escrito por Juan.
  • Las manzanas fueron compradas en el mercado.
  • La casa fue construida hace 10 años.

En resumen, la oración pasiva es una estructura gramatical donde el sujeto de la oración recibe la acción del verbo, destacando así al objeto de la acción en lugar de quien la realiza.

2. Características de la oración pasiva

La oración pasiva es una construcción gramatical que se utiliza cuando queremos enfocarnos en la acción o el proceso en lugar del sujeto que realiza la acción. A diferencia de la oración activa, donde el sujeto realiza la acción, en la oración pasiva el sujeto recibe la acción.

Quizás también te interese:  Diferenciando la pasiva refleja e impersonal

Algunas características de la oración pasiva son:

1. El sujeto de la oración es el receptor de la acción

En la oración pasiva, el sujeto de la oración es el objeto que recibe la acción. Por ejemplo:

  • La casa fue construida por mi padre.
  • El libro fue escrito por el autor.

2. El verbo principal aparece en voz pasiva

En la oración pasiva, el verbo principal se encuentra en voz pasiva, lo que implica que el sujeto está siendo objeto de la acción. Por ejemplo:

  • La casa fue construida por mi padre.
  • El libro fue escrito por el autor.

3. Se utiliza el auxiliar “ser” seguido del participio pasado del verbo

Para formar la oración pasiva, se utiliza el auxiliar “ser” seguido del participio pasado del verbo principal. Por ejemplo:

  • La casa fue construida por mi padre.
  • El libro fue escrito por el autor.

4. Se puede omitir el agente de la acción

En ocasiones, el agente de la acción (quien realiza la acción) puede ser omitido en la oración pasiva. Por ejemplo:

  • La casa fue construida.
  • El libro fue escrito.

En resumen, la oración pasiva se utiliza para resaltar la acción o el proceso en lugar del sujeto que realiza la acción. Se forma utilizando el auxiliar “ser” seguido del participio pasado del verbo principal, y el sujeto de la oración es el receptor de la acción.

3. Usos de la oración pasiva

La oración pasiva es una estructura gramatical que se utiliza para enfocar la acción del verbo en el objeto y no en el sujeto. Aunque su uso no es tan frecuente como la oración activa, la pasiva puede ser útil en diferentes contextos. A continuación, te presento algunos de sus usos más comunes:

1. Darle énfasis al objeto de la acción

Quizás también te interese:  Cuando se acentúan las esdrújulas

Cuando queremos resaltar el objeto de la oración, utilizamos la oración pasiva. Al utilizar esta estructura, el objeto se convierte en el sujeto de la oración. Por ejemplo: La casa fue construida en 1920. En esta oración, el enfoque está en la casa y no en quién la construyó.

2. Omitir o desconocer al sujeto de la acción

En ocasiones, es posible que no se conozca o se quiera mencionar al sujeto que realiza la acción. En estos casos, se utiliza la oración pasiva. Por ejemplo: El libro fue encontrado en la biblioteca. En este caso, no se sabe quién encontró el libro.

3. Evitar responsabilidades

En algunos contextos, la oración pasiva se utiliza para evitar asignar responsabilidades o culpas a una persona en específico. Por ejemplo: El error fue cometido por el equipo. En esta oración, se evita responsabilizar a una persona en particular.

4. Hablar de acciones generales o impersonales

En ciertos casos, la oración pasiva se utiliza para referirse a acciones generales o impersonales. Por ejemplo: Se vendieron muchas boletas para el concierto. En esta oración, no se especifica quién las vendió, simplemente se habla de un hecho general.

Estos son solo algunos de los usos más comunes de la oración pasiva. Aunque su uso puede variar según el contexto, comprender estas situaciones te permitirá utilizarla de manera efectiva.

4. Ejemplos de oraciones pasivas

A continuación se presentan cuatro ejemplos de oraciones en voz pasiva:

  1. El coche fue lavado por Juan.
  2. La casa fue construida en el año 1950.
  3. El libro fue escrito por un autor famoso.
  4. Las entradas para el concierto fueron compradas por mi amigo.

En estos ejemplos, la voz pasiva se forma utilizando el verbo “ser” seguido del participio pasado del verbo principal. La acción recae sobre el sujeto, en lugar de ser realizada por el sujeto. En todas las oraciones, se ha utilizado la estructura “verbo ser + participio pasado + agente“.

5. Diferencia entre oración pasiva y activa

La diferencia entre una oración pasiva y una oración activa radica en cómo se estructura la acción en la frase.

En una oración activa, el sujeto realiza la acción expresada por el verbo. Por ejemplo:

  • El perro persigue al gato.

En esta frase, el sujeto “el perro” realiza la acción de “perseguir” al objeto “el gato”.

En cambio, en una oración pasiva, el objeto de la acción se convierte en el sujeto de la oración, mientras que el sujeto que realiza la acción se puede omitir o mencionar al final. Por ejemplo:

  • El gato es perseguido por el perro.
Quizás también te interese:  Ejercicios resueltos de funciones del lenguaje 2 eso

En esta frase, el sujeto “el gato” se convierte en el sujeto y se expresa que es “perseguido” por el objeto “el perro” el cual puede ser omitido.

La diferencia principal entre una oración activa y una pasiva es la estructura y el enfoque en quien realiza o recibe la acción. En la oración activa, el sujeto realiza la acción, mientras que en la pasiva, el objeto de la acción se convierte en el sujeto.