¿Qué es la voz activa o pasiva?

La importancia de la voz activa y pasiva en la escritura

La voz activa y pasiva son dos conceptos fundamentales en la gramática y escritura en el español. Ambas formas se utilizan para expresar diferentes ideas y realizar distintas acciones, y es importante comprender cómo y cuándo utilizar cada una correctamente para mejorar nuestra comunicación escrita.

¿Qué es la voz activa?

La voz activa se utiliza cuando el sujeto realiza una acción directamente sobre el objeto. En este caso, el sujeto es el agente que realiza la acción y el objeto es el receptor de dicha acción. Por ejemplo, en la frase “Juan lanzó la pelota”, Juan es el sujeto que realiza la acción de lanzar y la pelota es el objeto que recibe dicho lanzamiento.

La voz activa se caracteriza por ser directa y enérgica, ya que enfatiza al sujeto como el actor principal de la acción. Es muy utilizada en escritos como narraciones, noticias y textos informativos, donde se busca transmitir de manera clara y contundente la acción realizada.

¿Qué es la voz pasiva?

La voz pasiva, por otro lado, se utiliza cuando el sujeto recibe la acción y no la realiza directamente. En este caso, el énfasis recae en el objeto que recibe la acción y no en quién la realiza. Por ejemplo, en la frase “La pelota fue lanzada por Juan”, el sujeto es la pelota, que recibe la acción de ser lanzada, y Juan es quien realiza la acción pero no está en primer plano.

La voz pasiva se utiliza cuando queremos dar importancia al objeto o cuando no conocemos quién realiza la acción. También se utiliza para suavizar o evitar mencionar al sujeto que realiza la acción, lo cual es común en textos científicos, académicos o formales.

Usos y ejemplos de la voz activa y pasiva

La voz activa

La voz activa se caracteriza por su claridad y enfoque en el sujeto como el agente principal de la acción. Se utiliza en una amplia variedad de contextos y textos, a continuación, algunos ejemplos donde se puede aplicar:

1. Narraciones y cuentos:

“El detective descubrió al asesino en el último capítulo”.

2. Noticias y reportajes:

“El equipo de fútbol ganó el campeonato en una emocionante final”.

3. Instrucciones y recetas:

“Agrega los ingredientes a la mezcla y mezcla bien hasta obtener una consistencia suave”.

4. Publicidad y marketing:

“Nuestro producto revolucionario te brindará los resultados deseados en solo una semana”.

Como se puede observar, en estos ejemplos el sujeto es el que realiza la acción de manera directa y la voz activa permite comunicar de manera efectiva y destacar la acción.

La voz pasiva

Mientras tanto, la voz pasiva se utiliza en diferentes contextos cuando queremos darle énfasis al objeto que recibe la acción o cuando no sabemos quién realiza la acción. Algunos ejemplos de su uso incluyen:

1. Informes científicos y estudios académicos:

“El fenómeno fue ampliamente estudiado y los resultados son sorprendentes”.

2. Noticias impersonales:

“Una casa fue devastada por un incendio en la madrugada”.

3. Documentales y programas educativos:

“El Taj Mahal fue construido en el siglo XVII y es considerado una de las maravillas del mundo”.

4. Exposiciones de arte y descripciones:

“El cuadro fue pintado por un famoso artista español y muestra una expresión de melancolía”.

En estos ejemplos, el sujeto de la acción no es el foco principal, sino que se le da mayor relevancia al objeto o a la acción en sí misma.

¿Cómo elegir entre la voz activa y pasiva?

La elección entre la voz activa y pasiva dependerá del contexto y del mensaje que queramos transmitir. Aquí hay algunas pautas para tener en cuenta al elegir:

1. Determine qué es lo más relevante en su texto

Si desea resaltar al sujeto que realiza la acción, y hacerlo de manera directa y enérgica, utilice la voz activa. Por otro lado, si desea darle mayor importancia al objeto o enfatizar la acción en sí misma, entonces la voz pasiva será más adecuada.

2. Considere el tono y el propósito de su texto

Si está escribiendo un texto formal o académico, es posible que deba utilizar más la voz pasiva para transmitir la información de manera neutral y objetiva. Por otro lado, si está escribiendo un artículo de opinión o una narración, la voz activa puede ser más efectiva para involucrar al lector y transmitir emoción.

3. Mantenga la claridad y la coherencia

Es importante mantener la coherencia en su texto, por lo que elija una voz (activa o pasiva) y manténgala a lo largo del documento, a menos que haya una razón explicada para cambiar. Esto ayudará a evitar confusiones y garantizará una lectura fluida.

Preguntas frecuentes sobre la voz activa y pasiva

¿Puedo mezclar la voz activa y pasiva en un mismo texto?

Sí, es posible utilizar ambos estilos en un mismo texto, pero es importante hacerlo de manera coherente y justificada. Asegúrese de que la elección de la voz esté relacionada con el propósito y el tono de su texto.

¿La voz activa siempre es mejor que la voz pasiva?

No necesariamente. La elección entre la voz activa y pasiva depende del contexto y del mensaje que se quiera transmitir. Ambas formas tienen sus propias ventajas y desventajas, y es importante utilizarlas de manera adecuada para lograr una comunicación eficaz.

En conclusión, la voz activa y pasiva son elementos clave en la escritura en español. La voz activa se caracteriza por su enfoque en el sujeto como el actor principal de la acción, mientras que la voz pasiva pone énfasis en el objeto que recibe la acción. La elección entre ambas depende del mensaje que se quiera transmitir y del tono del texto. Al comprender y aplicar correctamente estos conceptos, podremos mejorar nuestra comunicación escrita y transmitir nuestras ideas de manera efectiva.