No elegir sigue siendo elegir – Sartre

La importancia de tomar decisiones

Cuando pensamos en “elegir”, a menudo nos viene a la mente la idea de seleccionar entre dos opciones claramente definidas. Sin embargo, Jean-Paul Sartre argumenta que incluso cuando no tomamos una decisión consciente, todavía estamos eligiendo. En su libro “El ser y la nada”, Sartre explora la noción de que no elegir es, de hecho, una elección en sí misma. Esta idea intrigante puede desafiar nuestra forma de pensar y enfocarnos en la importancia de tomar decisiones en nuestras vidas.

La perplejidad de no elegir

Cuando nos encontramos en una situación en la que no tomamos una decisión deliberada, es posible que creamos que no estamos eligiendo en absoluto. Sin embargo, según Sartre, esta falta de elección también es una forma de elección, ya que al no tomar una decisión consciente, estamos permitiendo que las circunstancias o los demás decidan por nosotros. Este tipo de elección pasiva puede resultar en sentimientos de confusión y desorientación, ya que no somos dueños de nuestras propias acciones.

Quizás también te interese:  El fascinante mundo de las ideas de Platón

La explosividad de la acción

Sartre afirma que la verdadera libertad y autenticidad solo se pueden lograr a través de la toma de decisiones consciente y deliberada. Al tomar el control de nuestras vidas y asumir la responsabilidad de nuestras elecciones, experimentamos un sentido de empoderamiento y sentido de propósito en nuestras acciones. La acción se vuelve explosiva en el sentido de que podemos manifestar nuestra libertad y definir quiénes somos a través de nuestras elecciones.

Quizás también te interese:  Una nueva perspectiva para comprender la vida

El impacto de no elegir

Cuando no tomamos decisiones activas, permitimos que otros o las circunstancias dirijan nuestras vidas. Esto puede llevar a sentimientos de arrepentimiento, resentimiento y una sensación de falta de control sobre nuestro propio destino. En lugar de ser los protagonistas de nuestras propias historias, nos convertimos en meros espectadores de nuestra propia vida. Al no elegir, perdemos la oportunidad de dar forma a nuestro futuro y vivir una vida plena y auténtica.

¿Por qué a veces evitamos tomar decisiones?

Aunque la idea de tomar decisiones conscientes puede parecer atractiva, a menudo nos encontramos evitando enfrentarnos a ellas. Esto puede deberse al miedo al fracaso, la indecisión o la falta de confianza en nuestras propias capacidades. Sin embargo, al recordar que no elegir sigue siendo elegir, podemos comenzar a superar estos obstáculos y tomar el control de nuestras vidas.


¿Cómo podemos aplicar la filosofía de Sartre en nuestro día a día?

1. Reflexiona sobre tus decisiones: Tómate el tiempo para pensar en las decisiones que tomas en tu vida diaria. ¿Estás eligiendo activamente o dejando que otros decidan por ti?

2. Asume la responsabilidad: Reconoce que eres responsable de tus propias elecciones y acciones. No te contentes con ser un espectador pasivo en tu vida.

3. Supera el miedo al fracaso: A veces, evitamos tomar decisiones porque tenemos miedo de cometer errores. Recuerda que el fracaso es una oportunidad para crecer y aprender.

4. Sé consciente de las influencias externas: Estamos constantemente influenciados por el entorno y las opiniones de los demás. Asegúrate de tomar decisiones que estén alineadas con tus valores y deseos, en lugar de dejarte llevar por las expectativas ajenas.

5. Celebra tu libertad: ¡La libertad de elegir es un privilegio que debemos aprovechar al máximo! Disfruta del proceso de tomar decisiones y la sensación de empoderamiento que viene con ello.

En conclusión, la filosofía de Sartre nos invita a reflexionar sobre la importancia de tomar decisiones en nuestras vidas. Al recordar que no elegir sigue siendo elegir, podemos asumir la responsabilidad de nuestras acciones y vivir una vida auténtica y plena. No permitas que otros decidan por ti, elige ser el protagonista de tu propia historia.